Alea iacta est

Ahora que andamos dando vueltas a la figura de Julio César (y, cómo no, a su producción literaria), me gustaría traer a la palestra una famosa frase suya: Alea iacta est.
Se cuenta que la pronunció en el momento en el que cruzó el Rubicón, el río que separaba la Galia Cisalpina de Italia. Este hecho fue considerado casus belli para el senado, y significaba de hecho el comienzo de la guerra civil entre César y Pompeyo. Curiosamente, de aquí nació otra frase, «Cruzar el Rubicón», que viene a significar meterse en un fregado del que no sabes cómo vas a salir.
En fin, volvamos a nuestra frase. Según Plutarco, la frase fue dicha en griego y tomada de un verso de Menandro: ανερριφθω κυβος. Su significado vendría a ser «los dados están echados», y César con ella quiso decir que había tomado una decisión y ya no era momento de echarse atrás, sino de apechar con las consecuencias. La suerte está echada…

Para saber más.

Curiosidades de la Toponimia clásica extremeña

Nuestro centro se ha sumado al mapa colaborativo sobre la toponimia en la Hispania Romana impulsado por Margálida. Y hemos encontrado cosas muy interesantes.

  • En primer lugar, la abundancia de ciudades con un orígen celta -briga: Nertobriga, Augustobriga, Turibriga, Eberobriga, etc.
  • En segundo, la discutida atribución de algunas ciudades romanas de las que no se sabe a ciencia cierta su localización. Es el caso de Segida Restituta Iulia, referida como propia por Zafra y Burguillos del Cerro; o Contributa Iulia Ugultunia, que la consideran propia Alconera o Fuente de Cantos pero que un reciente descubrimiento la pone del lado de Medina de las Torres.

No está de más aludir en este momento al nombre de Extremadura y su origen.
En este caso, los estudiosos están divididos. Unos creen que el nombre de Extremadura procede del latín Extrema Dorii , «en el otro extremo del Duero», aludiendo a los territorios situados al sur de este río.
No obstante, la tesis más aceptada es la de que el término «Extremadura» se usaba durante la Reconquista para llamar a los territorios limítrofes, la frontera con Al-Andalus. De este modo Soria escribe en su escudo «Soria pura cabeza de Estremadura», sin ningún tipo de alusión a nuestra tierra, sino a los territorios castellanos de la frontera. En este sentido, Extremadura correspondería a las tierras limítrofes con los reinos islámicos del reino de León.

Para saber más

Curiosidades de la Toponimia clásica extremeña

Nuestro centro se ha sumado al mapa colaborativo sobre la toponimia en la Hispania Romana impulsado por Margálida. Y hemos encontrado cosas muy interesantes.

  • En primer lugar, la abundancia de ciudades con un orígen celta -briga: Nertobriga, Augustobriga, Turibriga, Eberobriga, etc.
  • En segundo, la discutida atribución de algunas ciudades romanas de las que no se sabe a ciencia cierta su localización. Es el caso de Segida Restituta Iulia, referida como propia por Zafra y Burguillos del Cerro; o Contributa Iulia Ugultunia, que la consideran propia Alconera o Fuente de Cantos pero que un reciente descubrimiento la pone del lado de Medina de las Torres.

No está de más aludir en este momento al nombre de Extremadura y su origen.
En este caso, los estudiosos están divididos. Unos creen que el nombre de Extremadura procede del latín Extrema Dorii , «en el otro extremo del Duero», aludiendo a los territorios situados al sur de este río.
No obstante, la tesis más aceptada es la de que el término «Extremadura» se usaba durante la Reconquista para llamar a los territorios limítrofes, la frontera con Al-Andalus. De este modo Soria escribe en su escudo «Soria pura cabeza de Estremadura», sin ningún tipo de alusión a nuestra tierra, sino a los territorios castellanos de la frontera. En este sentido, Extremadura correspondería a las tierras limítrofes con los reinos islámicos del reino de León.

Para saber más

Lágrimas de Eros

El Museo Thyssen acaba de inaugurar una magnífica exposición sobre diversos estadios de la pasión erótica. El título proviene de la obra de Georges Bataille, donde se analiza la íntima relación entre Eros y Tánatos, entre la deseo sexual y el instinto de muerte.
Este fin de semana he aprovechado el puente para ir a verla.
Y me ha gustado muchísimo por su complejidad, en especial dos detalles muy «clásicos»: uno, las interesantísimas reinterpretaciones de un mismo tópico y cuadro (por ejemplo, el nacimiento de Venus), que sigue el modelo clásico (una visión distinta y sugerente sobre un motivo), y dos, las interpretaciones eróticas de mitos tan dispares como Afrodita, la Esfinge y las sirenas o Andrómeda encadenada.
Para saber más.

Lágrimas de Eros

El Museo Thyssen acaba de inaugurar una magnífica exposición sobre diversos estadios de la pasión erótica. El título proviene de la obra de Georges Bataille, donde se analiza la íntima relación entre Eros y Tánatos, entre la deseo sexual y el instinto de muerte.
Este fin de semana he aprovechado el puente para ir a verla.
Y me ha gustado muchísimo por su complejidad, en especial dos detalles muy «clásicos»: uno, las interesantísimas reinterpretaciones de un mismo tópico y cuadro (por ejemplo, el nacimiento de Venus), que sigue el modelo clásico (una visión distinta y sugerente sobre un motivo), y dos, las interpretaciones eróticas de mitos tan dispares como Afrodita, la Esfinge y las sirenas o Andrómeda encadenada.
Para saber más.

¿Halloween romano?


La celebración de Halloween va sustituyendo poco a poco a la celebración de Todos los Santos. Recuerdo que antes mi madre nos daba castañas, higos y nueces y nos íbamos al campo a celebrar la fiesta. Al día siguiente llevábamos flores al cementerio para honrar a nuestros difuntos. Ahora, en cambio, mis hijos se disfrazan de brujas y monstruos terroríficos y salen divertidos a la calle llamando de puerta en puerta y diciéndote aquello de «truco o trato».
La fiesta de Halloween también tiene que ver con los difuntos. Los celtas de Gran Bretaña y Francia la celebraban para marcar el comienzo del solsticio de invierno y del año celta.
En este día pensaban que los muertos volvían del otro mundo. Para tenerlos contentos, se les dejaba un poco de comida, y evitar así su enfado y las maldiciones que pudieran acarrear. Los sacerdotes celtas, llamados druidas, se vestían de una forma especial para la ocasión, procurando poner de este modo en contacto a vivos y muertos.
Los romanos tenían su propia celebración de los difuntos, las Feralia. En febrero celebraban el día de los difuntos, en el que se llevaban comida y regalos a los difuntos. Ovidio recoge un suceso muy hermoso en torno a este día.
Para saber más

¿Halloween romano?


La celebración de Halloween va sustituyendo poco a poco a la celebración de Todos los Santos. Recuerdo que antes mi madre nos daba castañas, higos y nueces y nos íbamos al campo a celebrar la fiesta. Al día siguiente llevábamos flores al cementerio para honrar a nuestros difuntos. Ahora, en cambio, mis hijos se disfrazan de brujas y monstruos terroríficos y salen divertidos a la calle llamando de puerta en puerta y diciéndote aquello de «truco o trato».
La fiesta de Halloween también tiene que ver con los difuntos. Los celtas de Gran Bretaña y Francia la celebraban para marcar el comienzo del solsticio de invierno y del año celta.
En este día pensaban que los muertos volvían del otro mundo. Para tenerlos contentos, se les dejaba un poco de comida, y evitar así su enfado y las maldiciones que pudieran acarrear. Los sacerdotes celtas, llamados druidas, se vestían de una forma especial para la ocasión, procurando poner de este modo en contacto a vivos y muertos.
Los romanos tenían su propia celebración de los difuntos, las Feralia. En febrero celebraban el día de los difuntos, en el que se llevaban comida y regalos a los difuntos. Ovidio recoge un suceso muy hermoso en torno a este día.
Para saber más

El teatro de Medellín

No hay nada más hermoso para un arqueólogo que ir descubriendo una ciudad, y que ésta permanezca relativamente intacta. Es lo que está sucediendo en Medellín, con el teatro. Ahora han sacado a la luz el graderío del teatro, en perfectas condiciones.
Es que Extremadura, en el fondo, es romana.