Un edificio misterioso para esta semana

Juan  perdió la cabeza por culpa de una bailarina y acabó allí, en la ciudad, tú ten cuidado por que hubó quien acabó cegado en el camino. Quienes la construyeron al final  se fueron a visitar a los descendientes de Seneca y en esta dejaron los muros cubiertos como si fuera el Eden. Es uno de sus lugares más sagrados aunque por su planta más bien lo parece de otros.

Javascript y JQuery: Ejecutar una acción al abandonar una página web

Con Javascript y JQuery es bastante sencillo hacer que suceda algo al abandonar una página web. Contamos para ello con el evento unload. Así podemos, por ejemplo, mostrar un cuadro que indique que se está realizando una operación y hacer que ese cuadro se oculte al abandonar la página.

El sentido de esta opción es evitar que si el usuario pulsa la tecla de volver a la página anterior se encuentre con el cuadro de carga del que hablábamos. La función podría quedar así:

$(document).ready(function() {
    $(window).unload( function () { $(‘#precarga’).hide(‘slow’); } );
});

En la página tenemos un div oculto con display:none que contiene un mensaje del tipo «Cargando…». Por ejemplo:

<div id=’precarga’ style=’display:none;’>Accediendo a la base de datos. Puede llevar unos segundos.</div>

Así, cuando alguien pulsa en un botón para acceder a otra página mostramos la capa oculta llamada #precarga mediante

$(‘#precarga’).show();

Con la tranquilidad de que el mensaje se ocultará en el preciso instante en el que el navegador abandone la página actual.

San Pedro de la Nave, arte visigodo en la Meseta

A orillas del rio Esla, en la provincia de Zamora se encuentra uno de los ejemplos más importantes del arte hispanovisogodo , la iglesia de San Pedro de la Nave, que además constituye el equivalente español a Abu Simbel. Descubierta por el gran historiador del arte Manuel Gómez Moreno, que consiguió documentarlo y que fuera declarada Monumento Nacional en 1912. En 1930 tuvo que ser desmontada piedra a piedra y trasladada a un lugar más elevado cuando la construcción de la presas de Ricobayo amenaza con sumergirla bajo las aguas del rio, el desmontaje de la iglesia bajo la dirección del arquitecto Alejandro Ferrant permitió estudiar las técnicas constructivas visigodas y devolverle el aspecto original.



Estado de la iglesia en 1912 cuando Gómez Moreno la catalogó





Desmontaje de la iglesia y traslado en 1930

 Su planta es un rectángulo dividido en tres naves, atravesada por otra que forma el crucero que sobresalen de la plantas, al igual que el ábside rectangular; en la cabecera dos estancias que dan a la nave central completan la estructura. Las tres naves de los pies se comunican a través de arcos sobre pilares, mientras que las del crucero sólo lo hacen por ventanas.


En general es un tipo de planta vinculada a iglesias monacales que podían albergar a peregrinos, según mantiene Olaguer Feliu, y que estaría abierta al culto público; posiblemente las dependencias de la cabecera estarían destinadas a ser celdas para los monjes, que incluso podrían quedar recluidos en ellas, sin otra comunicación con el exterior que la pequeña ventanilla. La función monásticas de la iglesia parece confirmarse cuando posteriormente, en el 907, Alfonso III hace una donación al “monasterio de San Pedro y San Pablo, en el lugar que llaman de la Nave”.
Las obras de traslado permitieron (Read more…)

La ciudad islámica medieval, partes y defensas.

La ciudad islámica en la Edad Media constituye un importante centro económico, político y militar que presenta diversos espacios diferenciados: la alcazaba o castillo defensivo, la medina o ciudad vieja, en la que se encuentra la aljama o mezquita mayor y el mercado o zoco, y los barrios o arrabales, que pueden ser intramuros (incluidos en posteriores ampliaciones de la muralla) o extramuros, más allá de las puertas de la ciudad.

Sus murallas y torres, tanto en la ciudad como en la alcazaba, se solían construir con tapial o mampostería. Un ejemplo del uso del tapial lo tenemos en la muralla almohade de Cáceres (fotos superiores) o en la alcazaba de Almería (foto inferior).
Es frecuente en los musulmanes el reaprovechamiento de materiales preexistentes. Una muestra es la alcazaba de Mérida, en la que se emplearon sillares de origen romano (foto inferior).

Un elemento defensivo característico de las murallas islámicas en la Península Ibérica eran las torres albarranas, que se adelantaban a la muralla y se unían a ésta con un arco. Un ejemplo es la foto superior, realizada en tapial y perteneciente al recinto de Paderne, en Portugal. La construcción de las murallas de tapial se realizaba siguiendo un proceso que han reproducido Samuel Márquez y Pedro Gurriarán en su libro sobre las murallas islámicas de Cáceres («Cáceres: una punta de lanza almohade frente a los reinos cristianos»).

Otro elemento característico eran las puertas en recodo, que desorientaban al atacante y hacían muy difícil la toma de la ciudad. Este vídeo de Isaac Buzo sobre las puertas de la Alcazaba de Badajoz muestra muy bien sus características.

La ciudad islámica medieval, partes y defensas.

La ciudad islámica en la Edad Media constituye un importante centro económico, político y militar que presenta diversos espacios diferenciados: la alcazaba o castillo defensivo, la medina o ciudad vieja, en la que se encuentra la aljama o mezquita mayor y el mercado o zoco, y los barrios o arrabales, que pueden ser intramuros (incluidos en posteriores ampliaciones de la muralla) o extramuros, más allá de las puertas de la ciudad.

Sus murallas y torres, tanto en la ciudad como en la alcazaba, se solían construir con tapial o mampostería. Un ejemplo del uso del tapial lo tenemos en la muralla almohade de Cáceres (fotos superiores) o en la alcazaba de Almería (foto inferior).
Es frecuente en los musulmanes el reaprovechamiento de materiales preexistentes. Una muestra es la alcazaba de Mérida, en la que se emplearon sillares de origen romano (foto inferior).

Un elemento defensivo característico de las murallas islámicas en la Península Ibérica eran las torres albarranas, que se adelantaban (Read more…) la muralla y se unían a ésta con un arco. Un ejemplo es la foto superior, realizada en tapial y perteneciente al recinto de Paderne, en Portugal. La construcción de las murallas de tapial se realizaba siguiendo un proceso que han reproducido Samuel Márquez y Pedro Gurriarán en su libro sobre las murallas islámicas de Cáceres («Cáceres: una punta de lanza almohade frente a los reinos cristianos»).

Otro elemento característico eran las puertas en recodo, que desorientaban al atacante y hacían muy difícil la toma de la ciudad. Este vídeo de Isaac Buzo sobre las puertas de la Alcazaba de Badajoz muestra muy bien sus características.