Archivo de la categoría: Secundaria

Abu Simbel, el culto solar a Ramses II


El rey de Egipto superior y más bajo, 
Setep-en-setep-en-Re Ouser-Maat-ouser-Maat-Re 
(de gran alcance por el Maat de  Re, el elegido de Re)
El hijo de  Re, meri-Amon ,  
ra-mes-su-mes-su 
(está re quién le dio a luz, el quién Amon ama)


La historia del Antiguo Egipto sufrió una gran conmoción con el reinado de Akhenaton, del que sólo se recuperó definitivamente con la llegada al trono de Ramses II (1290 – 1224 a. C) un largo periodo en el que restauró el culto a Amon, devolvió a los grandes templos como Karnac su importancia político-religioso-económica, amplio las fronteras del reino y recuperó el poder teocrático del faraón. En este proceso tuvo un papel central una amplia campaña constructiva, que hace que su sello aparezca continuamente en excavaciones y edificios a lo largo de todo Egipto, continuo las obras de su padre Seti I y emprendió otras nuevas. Fue una campaña de propagando completa en la que se pretendía presentar al faraón  como el proveedor de bienes y riquezas al país, el garante de la religión, el protector de los templos, de las fronteras, el que con intuición divina soluciona los problemas… es decir recordar que se trata de un dios viviente ampliando de forma espectacular los destinatarios del mensaje. 

Esta función la encontramos de forma evidente en la ampliación acometida en el templo de Luxor, añadiendo un nuevo patio con pilonos  y obeliscos (uno de ellos actualmente en la Plaza de la Concordia de París) rodeado de estatuas del faraón de 15 metros de altura. Continuo también las obras del templo de Karnac, con la enorme sala hipóstila, formada por 134 columnas de unos 23 metros de altura. Levantó de nueva planta templos como el Rameseu, en el Valle los Reyes destinado a ser su tumba, varios templos de (Read more…)

Abu Simbel, el culto solar a Ramses II


El rey de Egipto superior y más bajo, 
Setep-en-setep-en-Re Ouser-Maat-ouser-Maat-Re 
(de gran alcance por el Maat de  Re, el elegido de Re)
El hijo de  Re, meri-Amon ,  
ra-mes-su-mes-su 
(está re quién le dio a luz, el quién Amon ama)


La historia del Antiguo Egipto sufrió una gran conmoción con el reinado de Akhenaton, del que sólo se recuperó definitivamente con la llegada al trono de Ramses II (1290 – 1224 a. C) un largo periodo en el que restauró el culto a Amon, devolvió a los grandes templos como Karnac su importancia político-religioso-económica, amplio las fronteras del reino y recuperó el poder teocrático del faraón. En este proceso tuvo un papel central una amplia campaña constructiva, que hace que su sello aparezca continuamente en excavaciones y edificios a lo largo de todo Egipto, continuo las obras de su padre Seti I y emprendió otras nuevas. Fue una campaña de propagando completa en la que se pretendía presentar al faraón  como el proveedor de bienes y riquezas al país, el garante de la religión, el protector de los templos, de las fronteras, el que con intuición divina soluciona los problemas… es decir recordar que se trata de un dios viviente ampliando de forma espectacular los destinatarios del mensaje. 

Esta función la encontramos de forma evidente en la ampliación acometida en el templo de Luxor, añadiendo un nuevo patio con pilonos  y obeliscos (uno de ellos actualmente en la Plaza de la Concordia de París) rodeado de estatuas del faraón de 15 metros de altura. Continuo también las obras del templo de Karnac, con la enorme sala hipóstila, formada por 134 columnas de unos 23 metros de altura. Levantó de nueva planta templos como el Rameseu, en el Valle los Reyes destinado a ser su tumba, varios templos de (Read more…)

La decadencia y fin del Imperio Bizantino

A partir del siglo XI, el Imperio comenzó a entrar en decadencia por varias causas:

1- La presión de los árabes y turcos. Los árbes en su expansión conquistaron las provincias más ricas (Egipto, Palestina y Siria), lo que agravó la crisis económica ya existente. Los turcos se conviertieron en enemigos de Bizancio y lanzaron muchos ataques contra sus fronteras.
2- La crisis económica, propiciada por las continuas guerras limitaron el crecimiento y el rendimiento agrícola y afectaron al comercio. Además, las rutas marítimas fueron controladas progresivamente por mercaderes italianos. Las consecuencias fueron:

    
– El despoblamiento rural, ya que los campesinos se arruinaron y emigraron a las ciudades, sobre todo a la capital.

– La descomposición del ejército debido a su elevado coste de mantenimiento.

Poco a poco, el Imperio fue cediendo territorios hasta que en 1453 las tropas turcas se apoderaron de la capital, Constantinopla, último reducto bizantino. El Imperio desapareció después de mil años de existencia.

La decadencia y fin del Imperio Bizantino

A partir del siglo XI, el Imperio comenzó a entrar en decadencia por varias causas:

1- La presión de los árabes y turcos. Los árbes en su expansión conquistaron las provincias más ricas (Egipto, Palestina y Siria), lo que agravó la crisis económica ya existente. Los turcos se conviertieron en enemigos de Bizancio y lanzaron muchos ataques contra sus fronteras.
2- La crisis económica, propiciada por las continuas guerras limitaron el crecimiento y el rendimiento agrícola y afectaron al comercio. Además, las rutas marítimas fueron controladas progresivamente por mercaderes italianos. Las consecuencias fueron:

    
– El despoblamiento rural, ya que los campesinos se arruinaron y emigraron a las ciudades, sobre todo a la capital.

– La descomposición del ejército debido a su elevado coste de mantenimiento.

Poco a poco, el Imperio fue cediendo territorios hasta que en 1453 las tropas turcas se apoderaron de la capital, Constantinopla, último reducto bizantino. El Imperio desapareció después de mil años de existencia.

La he visto, estoy seguro…

.

¿Qué?,
¿te sientes con fuerzas y preparado para hacer este test?
Todas son obras que hemos visto en clase pero aquí aparecen desde otra perspectiva.


Para acertar sólo tienes que decirme el nombre de la misma, el estilo artístico al que pertenecen y la época aproximada de realización

Os pongo un ejemplo…
Es el dolmen de corredor llamado Cueva de Menga, monumento megalítico de la Edad del Cobre, situado cerca de Antequera (Málaga). fue construido hacia el año 2500 ac.


Vamos con vuestras imágenes…

1

2

3

4

5
 6
7

8
9

10

O planalto e a estepe

O PLANALTO E A ESTEPE

Pepetela
Alfragide, Dom Quixote, 2011, 190 págs

Más conocido con el seudónimo de Pepetela, Artur Carlos Maurício Pestana dos Santos es un narrador angoleño nacido en 1941 que recibió en 1997 el premio Camões por su trayectoria literaria. O planalto e a estepe es una novela cimentada en hechos verídicos que traza un recorrido por la vida de un revolucionario formado intelectualmente en Moscú y militarmente en Argelia que participó en la guerra de Angola y ocupó cargos de responsabilidad política tras la declaración de independencia. Los enormes sacrificios personales que un sistema inhumano le exige, la convicción de que ha colaborado en la consolidación de un error histórico le llevará, en un viaje de regreso, al territorio de dos pasiones irrenunciables: la mujer a la que ama y el paisaje de la infancia con “as falésias e sus cascatas, o verde dos prados, o campo das estatuas, o milho ondulando, as árvores retorcidas pelo vento e […] a gigantesca fenda da Tundavala, fenda que aponta o deserto” [p. 190]

O planalto e a estepe

O PLANALTO E A ESTEPE

Pepetela
Alfragide, Dom Quixote, 2011, 190 págs

Más conocido con el seudónimo de Pepetela, Artur Carlos Maurício Pestana dos Santos es un narrador angoleño nacido en 1941 que recibió en 1997 el premio Camões por su trayectoria literaria. O planalto e a estepe es una novela cimentada en hechos verídicos que traza un recorrido por la vida de un revolucionario formado intelectualmente en Moscú y militarmente en Argelia que participó en la guerra de Angola y ocupó cargos de responsabilidad política tras la declaración de independencia. Los enormes sacrificios personales que un sistema inhumano le exige, la convicción de que ha colaborado en la consolidación de un error histórico le llevará, en un viaje de regreso, al territorio de dos pasiones irrenunciables: la mujer a la que ama y el paisaje de la infancia con “as falésias e sus cascatas, o verde dos prados, o campo das estatuas, o milho ondulando, as árvores retorcidas pelo vento e […] a gigantesca fenda da Tundavala, fenda que aponta o deserto” [p. 190]