Archivo del Autor: manuel

Los relieves del Templo de Zeus en Olimpia.

Las obras más conocidas de la Antigüedad Clásica se concentran en un periodo de tiempo relativamente breve, la segunta mitad del siglo V a.C., con el desarrollo de las obras de Acrópolis ateniense. Pero ejemplos como los relieves del Partenón habrían sido imposibles sin obras que, como los (Read more…) templo de Zeus en Olimpia, marcaron un hito fundamental en el camino que seguiría en la siguiente décadas en arte griego. Enmarcados en el tradicionalmente llamado “Estilo Severo” los relieves se concentran en los frontones y las métopas. El frontón oriental recoge un tema de la mitología local, la carrera de carros entre el rey Enomao y el príncipe Pélope, con un total de 21 figuras narra el momento previo al inicio de la competición; en el centro de la competición Zeus con el rayo de la mano, actúa como arbitro, a ambos lados los dos protagonistas del acontecimiento, acompañados de sus esposas y ayudantes; en los extremos los carros con sus caballos enganchados, ocupando los ángulos, el río Alceo en el lado derecho y en el izquierdo el otro río de Olimpia, el Cládeo. Se trata de una composiciones más complejas del arte griego hasta entonces, incluyendo gran número de personajes, perfectamente adaptados al marco arquitectónico, aunque la disposición de cada uno de los elementos que se han conservado sigue siendo objeto de polémica.
El frontón occidental presenta un gran contraste con el anterior, de la calma del primero se pasa a la agitación y el movimiento de éste, representa la Centauromaquía, la batalla mitológica entre los centauros y los lápitas; según el mito durante la celebración de la boda del rey Piritoo con Deidamía, estaban invitados sus hermanastros, los centauros, que en medio de la celebración, embriagados, intentaron raptar a las mujeres del resto de invitados. En el centro de la composición caótica, Apolo trata con su gesto de imponer la calma.
Las metopas recogen los doce trabajos de Heracles tuvo que realizar de acuerdo con el vaticinio del santuario de Delfos, para purificarse del asesinato de su mujer e hijos en un rapto de locura.
Tanto en el caso de los frontones como de las metopas nos encontramos con una clara evolución desde las formas del arcaísmo final hasta llegar a un clasicismo prácticamente plenamente desarrollado, no sólo en el tratamiento de los rostros y de la anatomía, sino también en la elaborada composición. En todos los casos nos encontramos con una clara preocupación por encontrar el momento clave de la acción, el que sintetice en una única escena todo el relato, algo especialmente evidente en las metopas, donde se elige el momento más conocido o más simbólico de cada uno de los trabajos.

 Finalmente habría que añadir la estatua crisoelefantina que Fidias realizó de Zeus, que fue considerada una de las Siete Maravillas de la Antigüedad, la conocemos sólo por descripciones de la época y por los relieves de algunas monedas.

Los relieves del Templo de Zeus en Olimpia.

Las obras más conocidas de la Antigüedad Clásica se concentran en un periodo de tiempo relativamente breve, la segunta mitad del siglo V a.C., con el desarrollo de las obras de Acrópolis ateniense. Pero ejemplos como los relieves del Partenón habrían sido imposibles sin obras que, como los del templo de Zeus en Olimpia, marcaron un hito fundamental en el camino que seguiría en la siguiente décadas en arte griego. Enmarcados en el tradicionalmente llamado “Estilo Severo” los relieves se concentran en los frontones y las métopas. El frontón oriental recoge un tema de la mitología local, la carrera de carros entre el rey Enomao y el príncipe Pélope, con un total de 21 figuras narra el momento previo al inicio de la competición; en el centro de la competición Zeus con el rayo de la mano, actúa como arbitro, a ambos lados los dos protagonistas del acontecimiento, acompañados de sus esposas y ayudantes; en los extremos los carros con sus caballos enganchados, ocupando los ángulos, el río Alceo en el lado derecho y en el izquierdo el otro río de Olimpia, el Cládeo. Se trata de una composiciones más complejas del arte griego hasta entonces, incluyendo gran número de personajes, perfectamente adaptados al marco arquitectónico, aunque la disposición de cada uno de los elementos que se han conservado sigue siendo objeto de polémica.
El frontón occidental presenta un gran contraste con el anterior, de la calma del primero se pasa a la agitación y el movimiento de éste, representa la Centauromaquía, la batalla mitológica entre los centauros y los lápitas; según el mito durante la celebración de la boda del rey Piritoo con Deidamía, estaban invitados sus hermanastros, los centauros, que en medio de la celebración, embriagados, intentaron raptar a las mujeres del resto de invitados. En (Read more…)

Algunos videos sobre el Partenón

Hace tiempo publiqué una entrada con varios videos sobre reconstrucciones ideales del Partenón. Además de ver los antiguos podéis dar un vistazo a estos otros, que explican de forma resumida el proceso constructivo y la ubicación de los diferentes elementos:

Algunos videos sobre el Partenón

Hace tiempo publiqué una entrada con varios videos sobre reconstrucciones ideales del Partenón. Además de ver los antiguos podéis dar un vistazo a estos otros, que explican de forma resumida el proceso constructivo y la ubicación de los diferentes elementos:

Abu Simbel, el culto solar a Ramses II


El rey de Egipto superior y más bajo, 
Setep-en-setep-en-Re Ouser-Maat-ouser-Maat-Re 
(de gran alcance por el Maat de  Re, el elegido de Re)
El hijo de  Re, meri-Amon ,  
ra-mes-su-mes-su 
(está re quién le dio a luz, el quién Amon ama)


La historia del Antiguo Egipto sufrió una gran conmoción con el reinado de Akhenaton, del que sólo se recuperó definitivamente con la llegada al trono de Ramses II (1290 – 1224 a. C) un largo periodo en el que restauró el culto a Amon, devolvió a los grandes templos como Karnac su importancia político-religioso-económica, amplio las fronteras del reino y recuperó el poder teocrático del faraón. En este proceso tuvo un papel central una amplia campaña constructiva, que hace que su sello aparezca continuamente en excavaciones y edificios a lo largo de todo Egipto, continuo las obras de su padre Seti I y emprendió otras nuevas. Fue una campaña de propagando completa en la que se pretendía presentar al faraón  como el proveedor de bienes y riquezas al país, el garante de la religión, el protector de los templos, de las fronteras, el que con intuición divina soluciona los problemas… es decir recordar que se trata de un dios viviente ampliando de forma espectacular los destinatarios del mensaje. 

Esta función la encontramos de forma evidente en la ampliación acometida en el templo de Luxor, añadiendo un nuevo patio con pilonos  y obeliscos (uno de ellos actualmente en la Plaza de la Concordia de París) rodeado de estatuas del faraón de 15 metros de altura. Continuo también las obras del templo de Karnac, con la enorme sala hipóstila, formada por 134 columnas de unos 23 metros de altura. Levantó de nueva planta templos como el Rameseu, en el Valle los Reyes destinado a ser su tumba, varios templos de (Read more…)

Abu Simbel, el culto solar a Ramses II


El rey de Egipto superior y más bajo, 
Setep-en-setep-en-Re Ouser-Maat-ouser-Maat-Re 
(de gran alcance por el Maat de  Re, el elegido de Re)
El hijo de  Re, meri-Amon ,  
ra-mes-su-mes-su 
(está re quién le dio a luz, el quién Amon ama)


La historia del Antiguo Egipto sufrió una gran conmoción con el reinado de Akhenaton, del que sólo se recuperó definitivamente con la llegada al trono de Ramses II (1290 – 1224 a. C) un largo periodo en el que restauró el culto a Amon, devolvió a los grandes templos como Karnac su importancia político-religioso-económica, amplio las fronteras del reino y recuperó el poder teocrático del faraón. En este proceso tuvo un papel central una amplia campaña constructiva, que hace que su sello aparezca continuamente en excavaciones y edificios a lo largo de todo Egipto, continuo las obras de su padre Seti I y emprendió otras nuevas. Fue una campaña de propagando completa en la que se pretendía presentar al faraón  como el proveedor de bienes y riquezas al país, el garante de la religión, el protector de los templos, de las fronteras, el que con intuición divina soluciona los problemas… es decir recordar que se trata de un dios viviente ampliando de forma espectacular los destinatarios del mensaje. 

Esta función la encontramos de forma evidente en la ampliación acometida en el templo de Luxor, añadiendo un nuevo patio con pilonos  y obeliscos (uno de ellos actualmente en la Plaza de la Concordia de París) rodeado de estatuas del faraón de 15 metros de altura. Continuo también las obras del templo de Karnac, con la enorme sala hipóstila, formada por 134 columnas de unos 23 metros de altura. Levantó de nueva planta templos como el Rameseu, en el Valle los Reyes destinado a ser su tumba, varios templos de (Read more…)

Maltravieso, el gran yacimiento del paleolítico extremeño










De forma general se sitúan los yacimientos de arte paleolítico peninsular en la franja cantábrica, y si bien es cierto que ésta es la zona que presenta una mayor densidad, también es cierto que fuera de ese área podemos encontrar ejemplo aun más interesantes en algunos aspectos. Este es el caso que nos ocupa hoy, una pequeña cueva, hasta no hace mucho tiempo fuera de las grandes rutas y difícilmente visitable; Situada en la periferia urbana de la ciudad de Cáceres, en la zona conocida como el Calerizo, nombre que evidentemente hace referencia a la naturaleza cárstica del terreno.
Su descubrimiento para la ciencia se produce en 1951 al avanzar los trabajos de una cantera, hallándose distintos materiales humanos, cerámicos y paleontológicos. Las primeras exploraciones sistemáticas se realizan en 1955 y 1956 por Carlos Callejo, descubriéndose ya un importante repertorio de arte parietal, del que destacan manos en negativo y diversas representaciones animales, así como signos y puntos. El hallazgo supuso un hito en la investigación del arte paleolítico peninsular, pues en esos momento prácticamente no se conocían ejemplos en el occidente español y eran completamente desconocidos en Extremadura.

La importancia del descubrimiento hizo que autores como Almagro Basch centraran su atención en la cueva extremeña, de la que se hizo eco hasta el abate H. Breuil, principal autoridad académica del arte prehistórico en esos años. En los inicios de la década de 1960 Almagro publica los primeros estudios del yacimiento, relacionándolo con otros yacimiento semejantes franceses y estableciendo su cronología en el Auriñaciense. En 1963 es declarada Monumento Nacional y posteriormente Bien de Interés Cultural, aunque estas medidas de protección no siempre se tradujeron en una mejora en las condiciones de conservación. En los años setenta los estudios fueron continuados por Jordá Cerdá o por Ripoll Perelló que ampliaron (Read more…)